.

Querido amigo.

Decíamos en el anterior mensaje que el “pequeño coach interior” de tu conciencia te sugestionará a realizar acciones efectivas y recordar quién eres, qué quieres hacer en la vida, para cuándo lo quieres y qué vas a hacer cada día para conseguirlo.

Espero que se te haya grabado profundamente esto en la mente, porque ahora quiero proponerte algunas formas prácticas de poner esto en marcha para que tomes las riendas de tu vida y empieces a construir piedra a piedra el destino que siempre has soñado.

Las personas que han realizado grandes éxitos han conseguido progresar gracias a que en un momento de su vida tomaron una decisión, desearon profundamente alcanzar un objetivo claro y concreto y fueron con todas sus fuerzas a por ello.

Aparentemente esto parece muy sencillo y alguno podría preguntarse, no sin razón:

“Si es tan sencillo, ¿por qué hay tanta gente que se dedica a trabajos basura y no hace lo que quiere en la vida? ¿por qué hay tantas personas que no han podido hacer realidad el sueño de sus vidas?

¡Ay, amigo!

Objetivo

No hay batallas sin un ejército opositor, ni hay carreras sin obstáculos

Si hemos de luchar para conseguir nuestros objetivos y hacer frente a los obstáculos, nos hace falta ESTÍMULO. Todo el mundo actúa por incentivos para tener confianza en sí mismo y creer que puede hacer una cosa.

Si resulta que nuestra mente nos induce a luchar, pero no vemos resultados positivos, es fácil desanimarse y quedarse sin fuerzas, olvidando todo lo que hemos dicho hasta ahora, cayendo en la trampa de los pensamientos negativos.

¿Qué son los pensamientos negativos?

Un círculo vicioso en el que cae una gran cantidad de personas. Establecen unos “límites” para sí mismos absolutamente imaginarios. Son obra de la pereza, del miedo y de otros fantasmas que hay en nuestra mente. Te dicen:

  • “Yo ya estoy mayor para hacer esto”.
  • “Se pasó mi oportunidad”.
  • “No creo que lo pueda lograr ya”.
  • “Es demasiado difícil para mí”.

Es decir, puedes ir perdiendo la confianza en ti mismo cuando ves que no hay una correspondencia entre lo que te dices a ti mismo y lo que sucede en la realidad.

¿Dónde está la trampa de los pensamientos negativos?

En una cosa muy simple: LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS SON MENTIRAS.

Para empezar, fíjate que todos los pensamientos negativos son “frases lapidarias”.

  • “Imposible”,
  • “No puede ser”,
  • “Se acabó”,
  • “Es demasiado tarde”.

Y cosas por el estilo.

No admiten la posibilidad de error, ni siquiera un “quizás sí”. Son ideas absolutas, subjetivas, parciales y están manipulando la realidad para dar satisfacción a nuestros propios miedos.

SIEMPRE va a haber obstáculos, problemas, dificultades y fracasos que nos entorpecen el camino. Para enfrentarnos a ellos, deberemos seguir unas pautas prácticas para estimular nuestro esfuerzo para taparle la boca a nuestros miedos.

Stimul

De forma práctica: ¿cómo estimular tus puntos fuertes?

Déjame que en este momento me convierta por un momento en la voz de tu “coach” personal para ayudarte a estimular los puntos en los que destacas.

Vamos a averiguar qué es lo que te impide convertirte ahora en el dueño de tu futuro y cómo podemos derrotarlo en un plazo razonable

Haz una lista con todos los errores, defectos, problemas y dificultades que creas que están impidiendo que desarrolles tu vida en la dirección que quieres.

Pueden ser cosas tanto internas (miedos personales, falta de estudios y conocimientos empresariales, falta de dinero, etc.) como externas (situación familiar, país en el que vives, etc.). Cuando hayas hecho esa lista, trata de describir PUNTO por PUNTO cómo te gustaría que fueran esas cosas. Por ejemplo:

SITUACIÓN ACTUAL

Tengo un puesto de trabajo en una hamburguesería, gano muy poco dinero y trabajo un montón de horas.

QUÉ ME GUSTARÍA

Me gustaría emprender un negocio personal que tratara sobre mi afición (el cine y lo audiovisual) y ganar dinero con ello, que me quedara tiempo libre y pudiera hacer un viaje de vez en cuando.

El objetivo es hacer una radiografía de tu situación personal antes de empezar a trabajar. Tú quieres realizar un sueño y ahora partes de una situación inicial.

Debes estimularte para ir hacia el objetivo deseado dando pequeños pasos que vayan en esa dirección. Cuando hayas hecho las dos listas anteriores, haz una nueva señalando los ESTÍMULOS E INCENTIVOS que podrían encaminarte en el camino que deseas.

  • Sacando tiempo de donde sea para hacer pequeños trabajos audiovisuales y colgarlos en Youtube para que otros los vean.
  • Presentarte a concursos de cortometrajes e intentar ganar algún premio.
  • Organizar mejor tu tiempo para que todos los días puedas ver alguna película y aprender más sobre cine.
  • Voy a ofrecerme a grabar bodas de amigos y familiares, eventos y conferencias…
  • Ahorrar dinero en la hamburguesería para estudiar Comunicación Audiovisual y convertirte en un experto en tu profesión.

Los pequeños pasos que vas dando estimularán tu creatividad, mejorarán tu perfil personal. Cada vez que hagas una de estas cosas, te sentirás un paso más cerca de tu objetivo y estarás desarrollando tu talento para que un día, dando los pasos correctos, puedas llegar a alcanzar tu sueño. Tener quizás tu propia agencia de vídeos profesionales y poder vivir de ello.

Como te recordaba en el mensaje anterior, es muy importante tener claro quién eres, qué quieres, cuándo lo quieres y qué vas a hacer.

motivación

Ayúdate a ti mismo cada día repitiéndote esto:

QUIÉN SOY: “YO NO SOY simplemente alguien que sirve hamburguesas y piensa hacer eso toda la vida. Soy un futuro empresario del negocio audiovisual que ahora está trabajando en esto de forma temporal”.

QUÉ QUIERO: “Quiero ser el dueño de una empresa que hace vídeos profesionales”.

CUÁNDO LO QUIERO: “Mi objetivo es llegar a conseguir esto en los próximos 3 o 5 años, para lo cual inventaré un programa de acción”.

QUÉ VOY A HACER: “Iré dando pequeños pasos para ir creando mi portafolio de trabajos audiovisuales, hasta que en el futuro pueda abrir mi propia empresa”.

Tener esto muy claro te ayudará a corregir cada día los pequeños errores: la hora a la que te levantas, el tiempo que inviertes en cada cosa, cuánto dinero te gastas y cuánto ahorras para tu futura empresa, cuántos trabajos realizas… Un día hablaremos sobre cómo planificar los diferentes pasos.

Pero antes quiero centrarme en un tema que para mí es muy importante. No podemos siempre saberlo todo sobre todos los temas del mundo. Nuestro tiempo es limitado. Y quizás seas muy bueno haciendo vídeos profesionales, pero te cueste ser un buen empresario, o una persona que organiza bien su tiempo, o ser un buen locutor.

En el próximo artículo veremos algo muy importante sobre cómo utilizar o ampliar tus conocimientos para iniciarte en el camino que has elegido.

Hasta pronto.

¡No Te lo Pierdas!