.

Querido amigo:

a lo largo de nuestra vida vamos construyendo una personalidad a través de nuestras acciones. Esa personalidad es lo que conocemos como carácter y es la suma de todos los actos y decisiones que has tomado en tu vida hasta ese momento, unido a aquellas cosas de tu entorno que te han influido y a tus genes.

Todo el mundo quiere tener una personalidad sólida, que le permita sentirse a gusto consigo mismo y tener una autoestima alta. Si no tuviéramos ninguna personalidad, no habría nada a lo que podríamos llamar nuestro o característico de nosotros mismos.

Seríamos seres planos, que no destacan en nada, ni tienen un objetivo claro en la vida. Una persona más del montón. Personas que no han encontrado todavía “su verdadero yo” y están haciendo lo que le dicen los demás que hagan, pero no aquello en lo que son mejores.

Bien, hay muchas personas que se lamentan porque piensan que su personalidad y carácter es algo fijo. Y eso condiciona luego sus actos, muchas veces en sentido negativo. Déjame explicarte en el mensaje de hoy por qué esto no es así.

verdadero yo

¿En qué consiste el verdadero yo?

Todos tenemos que caminar hacia aquella meta que nos habíamos marcado. El objetivo es “sentirnos realizados”, o cuando menos, estar haciendo aquello que teníamos proyectado en un primer momento y que realmente nos gusta, a pesar de las pequeñas modificaciones que hayamos realizado durante el camino.

Cuando ese momento llega, es cuando podemos decir que hemos encontrado a nuestro verdadero yo y que somos aquellas personas que siempre habíamos deseado ser.

  • No sentimos tener un carácter o una naturaleza distinta a lo que nos corresponde.
  • No vemos que nuestra vida va por otros derroteros diferentes a nuestra vocación.
  • Somos fieles a nuestros principios, a pesar de que a veces eso implique pagar un precio.
  • Tenemos nuestra propia opinión sobre lo que queremos hacer en el futuro.
  • Estamos satisfechos con nuestro trabajo. O incluso, no tendríamos miedo de cambiar de trabajo cuando nos aburriéramos, tratar de innovar y crear cosas más atrevidas y ambiciosas.

Para llegar hasta aquí, sin embargo, que no es un estado de perfección absoluta, sino simplemente de madurez y satisfacción personal, debemos tener muy en cuenta quiénes somos en este momento o qué impresión saca la gente de nosotros la primera vez que nos conoce.

Si resulta que esta primera impresión es igual, o muy parecida, a aquello en lo que tú deseas destacar, es que has logrado construir una personalidad sana y adecuada a tus sueños. Si en cambio, resulta que tienes pasiones o talentos escondidos que no has podido poner en práctica o que no te dan suficiente dinero, tendrás en tu corazón la idea de que algo va mal.

Déjame que te explique cómo podemos construir poco a poco nuestro verdadero yo.

Cómo construir el verdadero yo; ¡recoge de una vez la toalla!

Las personas que no consiguen sentirse satisfechas consigo mismas suelen tener una idea clara de por qué no han logrado conseguir sus sueños.

“Yo quería cumplir este sueño, pero no he podido realizarlo. No tenía dinero, me faltaba la experiencia adecuada, no tuve suerte, etc.”

En consecuencia, han tirado la toalla y creen que construir el yo es algo imposible.

Hay otra clase de personas muy parecidas a éstas, pero que todavía guardan la esperanza de llegar a cumplirlo algún día. Son las personas que siempre están aprendiendo, pero que a la hora de la verdad, no dan el paso y lo dejan todo para mañana. En consecuencia, su personalidad es la de una persona inconstante, que habla mucho sobre sus pasiones, pero siempre de forma condicional: “Algún día escribiré un libro”, “Probablemente en unos años sea profesor de inglés en Italia”, etc.

Bien, estas dos actitudes, tanto la de tirar la toalla, como la de soñar sin dar pasos efectivos en la dirección correcta, influyen profundamente en nuestro carácter y nuestras acciones. Y van poco a poco minando nuestras fuerzas y quitándonos las ganas de luchar.

caracter fuerte

Toma la decisión

Para poder conquistar tus sueños, debes pegar un puñetazo encima de la mesa.

NO VOY A TENER MÁS ESTA ACTITUD.

Quiero que cuando tenga que presentarme ante una persona en 5 minutos (por ejemplo un posible cliente), pueda enumerar una serie de méritos, aficiones, logros conseguidos y que yo me sienta satisfecho con lo que estoy diciendo. Que la persona que me escuche se sienta impresionada y vea que yo verdaderamente me creo lo que estoy diciendo y estoy realmente a gusto con mi vida y con lo que hago.

Hay muchas personas que mienten, o se adaptan a lo que los demás quieren oír, o estudian la carrera que le dicen sus padres… La realidad se descubre antes o después. Debes tomar la actitud de ser sincero contigo mismo y dedicarte a ese tema que a ti te apasiona para construir un carácter con el que te sientas identificado.

Ya irás construyendo poco a poco la forma de integrar eso en tu vida. Lo único que está claro es que, si no das los pasos, verás poco a poco cómo el futuro se aleja. ¿No queremos que eso pase, verdad? Entonces hay que comenzar… ¡AHORA!

No inventes ser una persona distinta a la que eres. Simplemente, sé tú mismo y construye tu verdadero yo haciendo lo que siempre has querido.

¿Vas a hacerme caso, lector? Espero que sí y que con, esta serie de mensajes, tienes lo suficiente para lanzarte y empezar a hacer realidad tus sueños.

En la próxima carta, la última de esta serie, te mostraré cuál es el principal y más peligroso enemigo contra el que tendrás que luchar.

¡No Te lo Pierdas!