.

Querido amigo:

una de las cosas que todo el mundo desea es tener una cabeza bien preparada para afrontar los riesgos y obstáculos que nos presenta la vida. Crear un negocio, hacer un viaje largo por el mundo, conocer a la mujer de nuestros sueños… Nada de esto se puede hacer si no utilizamos nuestro cerebro.

El cerebro es la herramienta que nos permitirá canalizar nuestros deseos y materializarlos en acciones que conduzcan hacia el cumplimiento de nuestros objetivos.

Si te fijas, el cerebro es una herramienta de lógica. “Si haces esto, obtendrás esto. O conseguirás tantas probabilidades de tener esto. Si no lo haces, obtendrás esto otro”. Pero en esta parte de nuestro cuerpo también están impresos nuestros sentimientos, nuestras atracciones, nuestra parte más animal. Y eso también influye en nuestras acciones, ya sea a mejor o a peor, en función de si aprendemos a utilizar nuestro subconsciente y nuestra voluntada a nuestro favor.

Hoy quiero hablarte de cómo podemos utilizar el cerebro para ordenar nuestras vidas. Ya dijimos que todo el mundo que quiere hacer algo necesita hacer un plan detallado de qué quiere hacer su vida en los próximos años. Pero hay que dar un paso más allá y enfocarnos en la herramienta que nos va a permitir poner en orden nuestra vida.

cerebro

Cómo el cerebro nos ayuda a ordenar nuestras vidas

Estoy seguro de que muchos han pensado alguna vez que “no tiene sentido planificar tanto”. Realmente, no somos dueños del futuro porque siempre hay unas “consecuencias imprevistas” de nuestros actos. Los planes sobre el papel no son exactamente iguales a cuando se llevan a la práctica. Esto es un parte cierto.

Pero tenemos que ver también el otro punto de vista: “la ausencia de un plan muchas veces nos va a llevar al fracaso”. Si teniendo un plan el futuro es imprevisible, ¿cuánto más no lo va a ser si no tenemos un plan, ni objetivo concreto?

La única forma de aproximarnos a nuestros sueños consiste en poner en orden nuestras vidas en la dirección correcta. Hay quien dice que la felicidad no está en “el objetivo en sí” y esto también es muy cierto. La diversión de todo esto radica en el proceso de vivir, aunque nunca lleguemos a alcanzar la meta, o mejor dicho, la meta que alcancemos no se parezca a lo que en un principio habíamos imaginado.

Durante la vida, vamos descubriendo que lo importante de todo es el aprendizaje. El ser humano siempre tiene necesidad de más. Aunque nos imaginemos que existe un “punto estático de absoluta felicidad”, donde ya no hace falta aprender nada, realmente eso no va a suceder. Siempre vivimos en medio de un proceso, en un entorno cambiante.

Y en gran parte esto es positivo, porque realmente lo que nos hace felices es andar por el camino, no el mero hecho de llegar a nuestro destino.

¿Todo esto qué tiene que ver con utilizar bien la cabeza?

Pues en lo que ahora te voy a mostrar. Durante el camino de aprendizaje, vas a descubrir que surgen infinidad de contratiempos e inconvenientes. Sobreponerse a eso es vital para seguir adelante. Lo que nos mantiene vivos es el deseo y la voluntad férrea de conseguir los objetivos que nos habíamos marcado.

Usar el cerebro para pensar, idear, planificar y corregir puede ayudarnos enormemente a no desviarnos de nuestra ruta. ¿Recuerdas cuando hablábamos de la cantidad de circunstancias en las que se encuentran los jóvenes y que luego marcan profundamente su futuro?

Todos somos herederos de un pasado y eso nos influye. Pero hay que tener una idea clara: el pasado no te determina absolutamente. Si has cometido errores en tu juventud que ahora te pesan, puedes aprender a corregirlos. Si has venido adquiriendo malas costumbres que te alejan del objetivo de tu vida, debes vencer tus emociones con el cerebro. Tú puedes tomar la decisión de luchar contra eso para poner en orden tu vida.

No eres una mera marioneta de un destino fatal que te avoca al sufrimiento y la desgracia. No eres un fracaso. Tú eres un ser libre, que puede tomar decisiones libres y emprender acciones efectivas en pos de una idea. Cuanto más consciente seas de eso, más te darás cuenta de que puedes vencer esa pesada losa del pasado que nos agarrota y nos impide avanzar.

pasado

Lo que debes hacer para ordenar tu vida

Para terminar este artículo, quiero que hagas una cosa. Si hay algo del pasado que te impide avanzar y desarrollar las acciones adecuadas, trata de solucionarlo cuanto antes. Si tienes que pedir disculpas o reconciliarte con alguien para superar la amargura o la depresión, hazlo cuanto antes y pasa página. No se puede luchar por nada si uno no está satisfecho consigo mismo.

Si lo que necesitas es olvidar a alguien o distraerte, busca una afición, haz un deporte, aprende un idioma, conoce amigos o cualquier cosa que te permita estar activo. Si tienes un problema que te impide desarrollarte, o hay vicios o desórdenes, en los que necesitas ayuda, y sabes que eso te está robando tu futuro, debes enfrentarte a tus fantasmas cuanto antes.

Cuenta conmigo si te puedo ayudar en algo. Hasta la próxima carta.

¡No Te lo Pierdas!