.

En la entrada de hoy hablaremos de las ventajas de poner enlaces internos (también llamados “internal links”) y cómo pueden servirte para aumentar las visitas de tu página o blog. Además te vamos a dar 3 modelos diferentes de esquemas de enlaces que deberías poner en marcha, si no lo has hecho ya, para disponer de un blog correctamente estructurado.

Realmente esta es una de las herramientas menos usadas y, sin embargo, resulta muy eficaz para mejorar el tráfico web, aumentar el tiempo de navegación y asegurar la indexación de todas las entradas.

Espero que al finalizar este artículo entiendas mejor qué son los enlaces internos y por qué son tan importantes para tu blog.

enlaces internos

Qué es un enlace interno

Primero hay que tener claros los conceptos. Un link interno es un autoenlace o auto-cita, es decir, un vínculo que redirige a una página o entrada de tu mismo blog. Se diferencia de los “external links” o enlaces externos de que quien los sigue no sale de nuestra página.

Si no lo sueles hacer, te parecerá un poco extraño lo de citarte a ti mismo en tu propio blog, ya que la costumbre suele ser hablar de otros. Aunque es bueno también enlazar a páginas relevantes relacionadas, usar los links internos posee muchas ventajas para el posicionamiento.

Por qué debes usar links internos

Los links hacia nuestras propias entradas tienen un objetivo y no deben ponerse alocadamente. Hace falta llevar una estrategia desde el principio, aunque tampoco hay que obsesionarse demasiado.

Al menos conozco 4 razones por las que deberías utilizar el link interno habitualmente en los textos de tu blog.

  • Mejora la indexación. Si hay páginas a las que Google no ha logrado acceder, por cualquier razón, un enlace interno desde otra entrada que sí ha rastreado permite que indexe la “página perdida”. Esto, claro está, hay que hacerlo con oportunidad, no se trata de poner hipervínculos a diestro y siniestro hacia nuestras páginas aunque no tengan que ver con el tema.
  • Más “anchor” con más keyword. El atributo “anchor” de las etiquetas “a href” en HTML nos permite definir palabras clave que definen la página de destino. Esto nos sirve para definir estrategias de cara al SEO y dejar claro para qué palabras clave queremos dotar a la página de destino.
  • Aligerar la carga de texto. Si escribes un texto de 1000 palabras, pero quieres hacer referencia a otros temas, no es saludable para el lector que hagas artículos de 3000 y 4000 palabras. Mejor hacer links hacia otros artículos para estructurar la información.
  • Facilitar la navegación. Lo deseable siempre es que los usuarios pueden pasar de una página a otra, como una ardilla salta de árbol en árbol para desplazarse. Si encadenas bien una página con otra, de forma que sea necesario ampliar la información, conseguirás lectores que pasan muchos minutos en tu blog.

 

Esquemas de enlaces internos

Como ya te comentaba, no se trata de hacer enlaces aisladamente, sino de llevar una estrategia definida. Vamos a ver 3 esquemas de links internos para que puedas estructurar tu blog de forma racional.

1. Forma de árbol

entrelazado arbol

Hay un index que es el tronco y una serie de ramas que serán los artículos-resumen que van en el menú (primero nivel). Estos a su vez enlazarían con otras entradas de tamaño intermedio en las que se explican subtemas de esa categoría (segundo nivel) y a su vez enlazarían con post individuales largos (tercer nivel).

A partir de aquí, cada vez que escribas un artículo, ya sólo tienes que asegurarte de encadenarlo con el anterior para mantener una estructura perfecta de mayor a menor importancia.

2. Forma de anillo

entrelazado anillo

Cada vez que escribas un nuevo artículo, debes poner un vínculo hacia el anterior. Bastará que hagas algo así al principio de la entrada por ejemplo: “Si no entiendes muy bien de qué va esto, no hay duda de que tienes que leer el artículo: enlace-hacia-el-articulo-artículo-anterior“.

Cuando lleves unos cuantos artículos, puedes cerrar el anillo enlazando el último artículo con el primero, haciendo una recapitulación del tema principal que suscitó la primera publicación. De esta forma, consigues que el lector pase necesariamente de una entrada a otra para poder tener una visión global de todo, ya que dejas conceptos por aclarar.

Esto significa: más tiempo visitando tu web, más páginas vistas y un lector fiel enganchado a tu esquema de enlaces.

3. Forma mixta

entrelazado mixto

Es lo que más te recomiendo, ya que los esquemas en forma de anillo no pueden entenderse sino como parte de un todo. Cuando lleves unos cuantos artículos hechos, en los que hayas tocado cada palabra clave de un tema, debes hacer esos artículos-resumen.

Una vez que has hecho esta parte, basta con que unas entre sí los subtemas de un mismo nivel en forma de anillo, para que quien llegue a ellos directamente a través de Google sepa que has escrito también sobre los temas relacionados sin necesidad de apretar en las páginas del menú.

Hay otras fórmulas (tipo secuencia indefinida, entrelazado perfecto, etc.), pero que son poco eficientes o más laboriosas de hacer, consiguiendo al fin y al cabo los mismos efectos:

  • navegación
  • indexación
  • estructura de palabras clave
  • aligeramiento de los textos

Espero que te haya quedado todo claro. Y si no, pregúntame 🙂

¿Usas ya los enlaces internos en tu página? ¿Conoces alguna otra forma de hacer esquemas de enlaces? Quiero tu respuesta en los comentarios!

¡No Te lo Pierdas!