.

Querido amigo

en el último mensaje te comenté que íbamos a hablar de la autosugestión. Y como lo prometido es deuda, aquí me tienes en tu e-mail para hablar de esta cualidad de la que tantas veces se habla, pero que no siempre se comprende, ni todo el mundo lleva a la práctica porque mucha gente no se la toma en serio.

La autosugestión es una de las herramientas clave que necesitas para hacer realidad tus sueños. Si quieres convertirte en la persona que siempre has querido ser y trabajar en lo que te gusta, no podrás dar un paso sin la autosugestión.

¿En qué consiste la auto-sugestión?

Imagínate por un momento que dentro de tu mente hubiera una especie de “manager” o “coach”. Sí, es ese, lo has escuchado un montón de veces. Es esa voz interior que todos llevamos dentro y nos dice: “Levántate” o “Vamos a conseguirlo”. Casi todos nosotros hemos escuchado esa voz interior en nuestra mente y muchas veces actuamos empujados por ella.

La autosugestión es el combustible que nos ayuda a avanzar a las personas. Consiste en darte un incentivo para luchar cada día por alcanzar tus metas. Tu manager se esfuerza en darte ánimos, decirte palabras positivas, hacerte reparar en las cosas que ya has logrado y darte esperanza para el futuro.

manager

Por desgracia, una gran cantidad de gente en nuestro mundo ha enterrado esa voz del subconsciente que nos dice lo que tenemos que hacer. Han renunciado a sus sueños porque no confían en sí mismos. Dejan que la vaguería y los caprichos controlen su vida, haciendo que no puedan levantarse del sofá cuando toca empezar a trabajar después de comer, o haciendo las cosas mal pudiendo hacerlas concentrados y trabajando al 100%.

No voy a decir que hacerse de vez en cuando el remolón cuando uno está verdaderamente cansado sea malo. No lo es. Debemos cuidar nuestro cuerpo y ayudarnos a nosotros mismos para reponer fuerzas.

Pero, ¡ay, amigo!

Nuestro “yo” siempre está cansado, y aunque sueña con conseguir muchas cosas, le cuesta ponerse manos a la obra… Nuestro “yo” tiene muy claro lo que quiere, pero no se esfuerza por cumplirlo. Va tras deseos temporales, placeres inmediatos que le distraen de lo que realmente le haría feliz. ¿Recuerdas que el otro día hablábamos de las “acciones efectivas”?

Bien, una de las razones por las que no las realizamos es porque no tenemos un dominio completo de nosotros mismos. Todavía no hemos sido capaces de explotar al máximo nuestras capacidades para sacar todo nuestro talento y hacer lo que siempre hemos deseado. No hacemos “acciones efectivas” porque escuchamos demasiado a esa voz que nos dice “Estoy cansado”, “No tengo ganas”, “Espera un poco más”, “No lo voy a conseguir”, “Ya lo haré mañana”, etcétera, etcétera.

En cambio, hemos abandonado a nuestro “manager” en un rincón de nuestra cabeza. Para algunos tiene voz de “sargento” y persona desagradable que sólo sabe decir: “Un esfuerzo más”, “Venga”, “Levanta”, “Es hora de trabajar”, “Ánimo”, “¡Firmes y adelante!”. Lo asociamos con el profesor que nos dice que tenemos que hacer los deberes, o el padre o la madre que nos da órdenes cuando somos niños. Creemos tenerlo dominado, y sin embargo, lo que nos dice no es por capricho.

Hay otra manera de verlo:

TU COACH ES EL QUE TE ANIMA Y TE DA FUERZAS, el que te recuerda tus éxitos, el que hace que tus músculos se muevan cuando estás tumbado en la cama y no tienes ganas de levantarte. Es lo que te hace vivir y seguir luchando en la vida para alcanzar la felicidad.

Escucha lo que ahora te voy a decir: tú tienes en tu subconsciente lo que necesitas para sacar el máximo partido a tus talentos y convertirte en esa persona que siempre has soñado, trabajando en lo que te gusta y haciendo lo que realmente has deseado hacer toda la vida.

Lo único que te falta es dejar que tu manager vuelva a tomar el control de la situación.

El “manager” de tu subconsciente sabe perfectamente los pasos que tienes que dar para conseguir ese sueño que todavía no has cumplido. Trabajar y vivir de lo que te gusta, ganar confianza en ti mismo, poner en práctica tus habilidades… tu mente sería capaz de poner en marcha todas esas cosas si dejas que tu conciencia domine sobre los caprichos temporales.

Tienes que dejar que el “manager” tome el control de tu vida. Que tus acciones estén determinadas por lo que tu subconsciente te dice que debes hacer. De lo contrario, el resultado de tu vida puede ser algo parecido a la anarquía y alejarte realmente de cumplir tus objetivos.

subconciente

¿Qué es lo que pasa cuando no dejas a tu manager dirigir?

Cuando no dejas que haya una mente rectora en tu vida, no puedes realizar acciones efectivas que te conduzcan al objetivo planificado.

Es como si habláramos de un barco de vela en el que no hay ningún piloto y va a la deriva en medio de una tormenta. Por mucho que los marineros sueñen que irán a parar a su hogar, irán a donde diga el viento porque nadie está gobernando la nave. Son esclavos de la naturaleza y no pueden ser dueños de su destino.

Para no dar palos de ciego ni golpear contra el aire, debes asumir que tu vida debe guiarse por dos principios: la DISCIPLINA y el ORDEN.

¿Significa eso que tenemos que llevar una vida militar, sin disfrutar del menor placer, ni hacer nada divertido en la vida? ¿Trabajar 16 horas diarias hasta que hayamos conseguido lo que nos hemos propuesto?

¡Oh, no, no! ¡En absoluto!

Forma parte del desafío el hecho de reconocer que eres humano y que tienes que cuidar tu organismo. No, tu manager no es un “dictador”. Es un ayudante. Es un líder. ¡Es un coach gratuito que tienes que aprender a usar! Tu mente es comprensiva contigo mismo y sabe hasta dónde puedes llegar. Sabe que no puedes forzar la máquina porque si no acabarás destrozado.

En cambio, es consciente de que tienes UN GRAN PODER en tus manos. Tienes capacidades para hacer cosas. Manejas una serie de recursos: tus cualidades personales, tus ahorros, tu pasado, tu personalidad, todo lo positivo que hay en ti. Hay que utilizar todo eso para llegar a un fin, pero sin destrozarte por el camino. Esforzándote a un ritmo “sostenible” en el tiempo.

Y eso lo hará a través de la autosugestión, diciéndote cada día quién eres, qué quieres, cuándo lo quieres y qué vas a hacer hoy para avanzar en ese camino a 5 o 10 años vista. Cuanto más hagas trabajar a tu manager, más cerca estarás del destino que quieres llegar a cumplir. Si no le haces caso o lo tienes encerrado en una habitación, pasarás toda la vida deseando y dando palos de ciego, sin llegar a poner en marcha una estrategia efectiva marcada por la disciplina y el orden.

Simplemente, empieza todos los días recordando lo que te habías propuesto. QUIÉN ERES, QUÉ QUIERES, CUÁNDO LO QUIERES y QUÉ VAS A HACER HOY. Las acciones diarias bien organizadas y dirigidas te ayudarán a realizar un esfuerzo completo que, con el paso del tiempo, desemboque en tu objetivo final.

Hemos de ir ganando pequeñas batallas antes de ganar la guerra. ¡Ánimo, valiente! ¡No dejes que el desánimo te debilite!

En el próximo artículo profundizaré de modo más práctico sobre cómo puedes estimular tus poderes a través de la auto-sugestión.

 

¡No Te lo Pierdas!