.

Querido amigo:

sé que muchos de los que me leen en algún momento se han hecho esta reflexión.

“Tengo más de 40 años, pero no llevo una vida plena. He cometido demasiados errores y no estoy satisfecho con mi situación actual, ni financiera, ni personal. Me gustaría hacer aquello que siempre he soñado y vivir de ello”.

40-anos

Cuando vemos las cosas desde la perspectiva de la edad, es muy normal echar la vista atrás y analizar qué es aquello en lo que nos equivocamos y qué deseamos hacer para cambiar el futuro. Es además necesario, si deseamos llegar a conquistar nuestros sueños, pues estamos en un punto de inflexión.

Sé que algunos pueden estar desanimados y piensan que es muy difícil convertirse en el dueño de su futuro y empezar a aumentar sus logros. Sin embargo, déjame que te explique una cosa.

“Una gran cantidad de grandes hombres fueron verdaderos don nadie hasta que alcanzaron cierta edad”

Y es que muchas personas de menos edad tienen una visión diferente a la de las personas más maduros.

¿Cómo se ve la vida cuando eres joven?

Cuando tienes una edad en torno a los 23 años y acabas de terminar la carrera universitaria o formación profesional, o bien encontrando tu primer trabajo, una gran mayoría de los jóvenes está pensando más o menos en las mismas cosas.

jovenes

  • Encontrar una pareja estable con la que empezar una relación.
  • Independizarse de una vez por todas de sus padres.
  • Encontrar el trabajo de sus sueños que les permita ganar mucho dinero y vivir bien.
  • Tener un círculo de amigos amplio que les permita sentirse valorados y presumir de “vida social”, aunque luego amigos íntimos siempre sean muy pocos.
  • Sacarse el carné de conducir y comprarse un cochazo para presumir.
  • Ir al gimnasio a “ponerse cachas” y dar imagen de persona sana y dura.
  • Irse de viaje a recorrer el mundo y a vivir la vida a lo James Bond.
  • Seguir estudiando una segunda o tercera carrera para convertirse en un gigante intelectual.

En definitiva, la mayoría de los jóvenes se debaten entre dos cosas:

  1. La antigua vida de persona dependiente de su familia y sus padres.
  2. Las nuevas experiencias que desean vivir y que cuestan dinero.

Es decir, están en una fase en la que hay muchos sueños, pero también una gran confusión sobre lo que quieren hacer en la vida.

Están experimentando, aprendiendo, buscando su posición y su papel en el mundo, lo que a veces implica mucha pérdida de dinero y de energías.

Y eso es algo completamente normal y bueno.

Si eres un chico o chica joven que me está leyendo, quiero que sepas que comprendo que tu situación. Estás en un momento precioso de la vida y hay que disfrutarlo, aunque también tenga sus dificultades:

  • No siempre se puede ahorrar dinero porque hay que hacer frente a pago de alquileres, gasolina, estudios, gimnasios, viajes, cursos, etc.
  • Si la crisis nos azota, como ahora, no se pueden hacer demasiadas cosas porque no tienen seguridad de que vayan a encontrar trabajo.
  • A veces la prisa y la presión social les obliga a tomar decisiones precipitadas, que luego acaban pasando factura.
  • Por contra, está la presión de la familia: “¿Cuándo vas a tener un trabajo e irte de casa? ¿Cuándo te piensas casar?”.

En definitiva, que es muy difícil triunfar antes de los 40, porque es una época de muchos cambios y de toma de decisiones muy importantes, donde la persona no está tan pendiente del éxito en sí, como de las nuevas experiencias y de iniciar caminos.

Lo único que te puedo decir es que, cuanto antes descubras qué quieres hacer y vayas a por ello, entrarás en el camino adecuado. Unos crecen antes y otros más tarde. Y sobre todo, que procures no hipotecar nunca tu futuro, ni arriesgarte hasta tal punto que tu vida y tus objetivos se retrasen por querer conseguirlo todo demasiado de prisa o tomar una decisión absurda.

Hablemos ahora de cómo ven la situación las personas adultas.

Por qué a partir de los 40 es un buen momento

Ver las cosas desde los 40 años te hace tener otra visión de la vida, las amistades, los negocios y la responsabilidad. Por ejemplo:

a partir de 40 años

  • Podemos ver con perspectiva las cosas que hemos hecho hasta ahora.
  • Hemos adquirido experiencia de la vida.
  • Nos hemos curado de los “males de juventud” o, al menos, ya no vemos las cosas con la misma ingenuidad.
  • Tenemos una serie de responsabilidades que cumplir.
  • Estamos más acostumbrados a trabajar y a luchar por algo. Hemos desarrollado mucha más perseverancia.

Esto nos da claramente una ventaja, que sin embargo también tiene su parte mala y contra la que tenemos que luchar.

  • Tenemos que asumir que el mundo ha cambiado y que si queremos cumplir nuestros sueños tenemos que hacerlo sobre esta base. Es decir, “reciclarnos”.
  • Tenemos que luchar muy fuertemente contra el desánimo y la falsa sensación de que “ya es tarde”.

No, AHORA es el mejor momento.

Ahora que tenemos en nuestras manos el deseo, la imaginación, los conocimientos, los contactos, la fortaleza de la experiencia y sobre todo, la VOLUNTAD férrea de hacer algo en la vida porque sabemos que la muerte está más cerca es cuando podemos conseguir que nuestras acciones sean efectivas, que dejen huella.

Es el momento de desarrollar nuestra verdadera vocación: dejar de PROBAR COSAS para PASAR A LA ACCIÓN y LLEGAR HASTA EL FINAL.

Dejar que tu marca personal y tu sello de calidad se vea en tu trabajo, tu casa, tus relaciones, en la forma de gestionar tus finanzas y la manera de tratar con tus amistades para que puedas hacer aquello que siempre has soñado desde que eras un niño.

Aprovechar el legado de cuarenta o cincuenta años de experiencia para demostrar que, a pesar de que el mundo ha cambiado, hay cosas que nunca, nunca, nunca pasan de moda y que los más adultos pueden aportar.

“Se trata de tu capacidad de entender cómo funciona el mundo y cómo funcionan las personas; cosas que están ahí desde que el mundo es mundo. Y utilizar esos conocimientos a tu favor”.

buen momento

Una persona con experiencia, capaz de no desanimarse y enfrentarse a la vida, como te estoy proponiendo en esta serie de artículos, lo tiene todo para lanzarse a conquistar su sueño y llevar una vida digna y saludable, dedicándose a aquello que siempre ha deseado.

Si te fijas en una cosa, es verdad que los más jóvenes pasan una gran cantidad de tiempo dedicados a las nuevas tecnologías. Pero muchas veces, al menos los negocios online que yo conozco, los han creado personas ya asentadas, que tienen los pies sobre la tierra y tienen muy claro qué quieren.

Espero que esto te anime para lanzarte, no simplemente para seguir adelante, sino dar el GOLPE MAESTRO y enfrentarte a tus enemigos. Y a los jóvenes, a no desesperar con la situación que están viviendo y hacer todo lo posible para adquirir experiencia y no hipotecar vuestro futuro.

Me gustaría que me dejaras tu feedback respondiendo a este mensaje. Nos vemos en el próximo e-mail!

¡No Te lo Pierdas!