.

Hay un tema que tiene muy preocupados a los que hacemos blogs y es la cantidad de tiempo que pasan los visitantes en nuestra bitácora. Esto se mide a través de la tasa de rebote, que es un indicador que podemos ver en Google Analytics y nos ayuda a saber si el contenido de nuestra página es útil.

En este post, te voy a explicar con un pequeño vídeo como puedes averiguar tu tasa de rebote en Google Analytics. También vas a ver una lista de 7 sencillos consejos que deberías implementar cuanto antes en tu blog si quieres aumentar el tiempo que pasan los visitantes en tu página.

Al final de esta entrada estoy seguro de que habrás aprendido lo suficiente para atajar esta grave enfermedad de tu blog. Empecemos por lo más básico.

Tasa de rebote

Qué es la tasa de rebote

La tasa de rebote es el indicador que mide los rebotes que tiene tu página. Es decir, el porcentaje de los visitantes que entran, miran una sola página durante unos pocos segundos y luego se marchan.

No se trata sólo de un detalle estadístico: te puedo decir que si tienes una alta tasa de rebote, deberías empezar a preocuparte. Todo tu esfuerzo de redacción SEO, tus campañas de Adwords, tus enlaces y tus campañas en redes sociales pueden no valer para nada si sacas una tasa muy alta.

Hablamos de visitas irrelevantes, que jamás se van a poder convertir en ventas. Son usuarios que no encuentran lo que buscan o reciben una inmediata mala impresión, ya sea en la página principal o en las entradas.

Cómo averiguar la tasa de rebote en Google Analytics

Se calcula dividiendo el número de visitas que han visto una sola página entre los visitantes totales del conjunto del blog o sitio web en un período de tiempo. Como el número de visitantes totales es mayor, porque incluye a los de arriba, dará un número entre 0 y 1, es decir. Si lo multiplicas por 100, tienes el porcentaje.

Como esto es muy lioso, vamos a explicarte con este vídeo-tutorial cómo encontrar las páginas de tu blog con una alta tasa de rebote.

Qué se puede hacer para reducir el porcentaje

Debes seguir el video-tutorial antes de poner en práctica estos consejos, ya que primero tendrás que averiguar qué páginas son las que tienen una tasa muy alta. Una vez ya las hayas identificado, empieza a mirar qué es lo que falla.

Básicamente lo que nos interesa es que el público se quede con nosotros, seducirlo, cautivarlo, que se pase varios minutos leyendo nuestra página, y no sólo eso, sino que además haga click en la cabecera o en un enlace interno. Para conseguir este objetivo, hemos de poner en práctica los siguientes trucos.

1. Cuida el diseño de tu página

Ni pop-ups, ni saturación de publicidad de Adsense, ni música, ni imágenes de grandes dimensiones que nunca se llegan a cargar…

Busca un diseño que sea atractivo y se cargue rápido. Mucha gente ni siquiera lee la entrada porque se asusta del aspecto de la página, o tarda mucho en cargarse.

Fuente del texto: ¡mucho ojo con esto! Nada de letras raras, por favor. Arial, Verdana y cosas por el estilo. Letras en negro y fondo blanco para facilitar más la lectura.

2. Inventa un buen título

El título es lo primero que van a ver, incluso ya en la página de resultados de Google. Eso es fundamentalmente lo que decide el anhelado click. Intenta que tenga 5 o 6 palabras y que incluya los términos clave.

Sobre todo, y muy importante, no se te ocurra mentir. El título tiene que ser una descripción de lo que se va a encontrar en la entrada. Si el visitante ve que trata de otro tema distinto, se va en pocos segundos.

3. Un lead descriptivo y con gancho

Si las primeras líneas son un tostón o no resumen bien el contenido del artículo, ¿para qué vamos a seguir leyendo? ¡El tiempo es oro! Cuida que tu lead o entradilla sea atractiva. Hay varios consejos para hacer una buena introducción:

  • Háblale de “tú” al lector y trata de describir su problema en el primer párrafo.
  • Usa algún término ingenioso para llamar su atención.
  • Haz un resumen de los epígrafes que vas a hablar para que vea si le interesa.
  • Déjale el gusanillo de la intriga aumentando sus expectativas. “Al final de esta entrada habrás comprendido lo que andabas buscando”.

 

4. Introduce algún vídeo

Los vídeos permiten que la gente pase más tiempo en las entradas, de forma que reducimos las posibilidades de abandono. Piénsalo.

Con tal de que pongas un vídeo de 2-3 minutos que sea relevante, apropiado y tenga que ver con la temática de la entrada, por simple curiosidad, conseguirás que el visitante recién llegado pase más tiempo en tu blog.

5. Escribe artículos largos

Los artículos de más de 800-1000 palabras contienen mucha información relevante. Es más fácil que los visitantes recién llegados encuentren lo que buscan si, en vez de tocar un único tema, tocas varios asuntos y profundizas para que el visitante se entretenga y pase más tiempo en tu página.

Cuanto más tiempo pasa, más probabilidades hay de que le guste lo que ve, visite más de una url y no se quede sólo en la página de destino a la que llegó a través de Google, redes sociales o lo que fuera.

6. Optimiza el texto de las entradas

Nada de párrafos inmensos e ilegibles. Utiliza las listas con números y etiquetas de encabezado y negrita para jerarquizar la información y permitir la doble velocidad de lectura.

Debes usar imágenes para aligerar el texto, y si tienen buenas dimensiones, mejor (aunque sin pasarse). Que la página sea visualmente agradable para que el visitante no salga corriendo.

7. Pon enlaces internos

Si queremos que los recién llegados se conviertan en lectores y seguidores fieles, debemos poner nuestras entradas enlaces internos.

Eso permitirá que vayan navegando de una página a otra y nunca se cansen, porque en todas les prometen nueva información relevante que no se pueden perder.

¿Hasta aquí bien, verdad? Espero haberte ayudado con estos 7 consejos para aumentar el tiempo por visita en tu página. Ahora te pido que me cuentes cualquier problema, opinión o idea que se te ocurra en los comentarios, ya que es muy importante para mí conocer el feedback de mis lectores.

¡No Te lo Pierdas!