.

Las viejas técnicas de SEO ya no tienen por qué funcionar. Google ha hecho múltiples cambios y actualizaciones en su algoritmo para hacer una web más enfocada al usuario. Por tanto, si aplicamos las técnicas antiguas, puede que no sólo no consigamos posicionarnos, sino que Google nos penalice por querer mejorar nuestro posicionamiento de forma artificial.

SEO

En Internet todo queda reflejado; si lees artículos antiguos sobre SEO, de 2006 o 2005, te dirán que algunas de estas cosas. No obstante, yo te sugiero que intentes estar siempre al día sobre las novedades en el mundo del SEO. Si quieres evitar que esto suceda con tu web o blog, te aconsejo que prestes atención a los siguientes consejos para saber si estás haciendo mal las cosas.

 1. Darte de alta en granjas de enlaces

Es más importante que tus backlinks procedan de sitios web de calidad. Los links deberían venir de una página con contenido, no de una granja de enlaces. Google detecta las palabras que hay alrededor de la keyword que lleva el enlace. También es importante que el link esté integrado en el artículo, mejor por en medio que al final, y si es el primer link del texto, mejor.

 2. Apostar todo a 1 palabra clave

>No tiene sentido ya intentar posicionarse para una sola palabra clave. Sabemos que las visitas vienen de diferentes keywords. Incluso, nuestro artículo puede posicionarse para palabras clave que son sinónimos de la que estamos usando, ya que Google detecta la relación entre las temáticas de los contenidos.

 3. Llenar tus textos de keywords muy repetidas

Ya no es tan importante que tu keyword aparezca 40 o 50 veces en un texto. Además, hay que atender a la densidad de palabras clave, ya que si te pasas del 4%, hay más probabilidades de que Google suponga que estás haciendo SEO spam. Más vale que tus textos tengan un léxico rico, utilices muchos sinónimos y la lectura sea cómoda para el lector.

 4. Hacer link-building sin control

Esta táctica es habitual para los que siguen con los viejos métodos de SEO. Hacen miles y miles de comentarios spam en blogs, esperando que eso va a mejorar su SEO en cuestión de poco tiempo. Aquí el tiempo en cambio se convierte en su enemigo. Cuanto más sospechoso y antinatural parezcan los enlaces que has conseguido, más probabilidades tendrás de ser penalizado por Google.

5. Escribir contenidos basura

No sirve de nada que hagas un texto muy enriquecido para SEO, si resulta que la tasa de abandonos de ese artículo es altísima. Google sabe cuándo la gente hace clic en una página y se va en cuestión de segundos porque no era lo que buscaba. Cuando pasa esto muchas veces con distintos usuarios, Google lógicamente entiende que no estás aportando valor al usuario y posicionará mejor otras páginas.

 6. Hacer spam con las redes sociales

Es verdad que el número de likes, retweets y +1 importa mucho para ver la relevancia de una página. Pero esos indicadores sociales no debes fabricarlos tú a través de feeds, ya que se entenderán como spam. De nada sirve que cada vez que publiques un artículo, tengas 250 me gusta, 400 retuits, etc., si resulta que todo son usuarios falsos en los que se publica el contenido automáticamente.

 7. Generar muchos links al mismo sitio desde el mismo sitio

Todo esto es actividad sospechosa porque conlleva una voluntad de posicionamiento artificial. No es lógico que vengan tantos enlaces al mismo sitio desde la misma web. Es mejor que los links procedan de diferentes lugares y que se publiquen de un modo natural, no predefinido. Por ejemplo, en lugar de publicar 20 links al día en 20 sitios web diferentes apuntando a tu blog, publica un día 1, otro 2, otro ninguno… y varía las fuentes.

 8. Pensar sólo en el PageRank

El PageRank es importante, pero cada vez lo es menos. No te extrañe nada que una página con un PR de 2 aparezca encima de una con un PR de 4, si resulta que el contenido de la primera es mejor que el de la segunda, por muchos enlaces de calidad que tenga. El PageRank fue un factor importante para el posicionamiento cuando se creó, pero ahora hay otros factores importantes.

 9. Si la gente escribe mal, yo también

Hay personas que intentan posicionarse para una palabra clave con una falta de ortografía. Eso claramente ya no funciona. Cuando tú escribes algo mal escrito en Google, el propio buscador te dice cuál es la palabra correcta. Por ejemplo, si yo escribo “vorrador de la RENTA 2014” con uve (que es una aberración), los resultados que me saca son de páginas en las que viene la palabra “borrador”, con “b”, y además me saca el “quizás quisiste decir borrador”. Google es inteligente. No le vas a tomar el pelo así.

 10. Usar una estrategia de cola corta

Puede que antiguamente fuera fácil posicionarse para determinadas palabras clave, pero Internet ha rodado mucho y ya no todo vale. Si quieres posicionarte para las palabras “posicionamiento web”, te va a resultar prácticamente imposible, o tardarás décadas de esfuerzo y trabajo. Es mejor seguir una estrategia long tail (o de larga cola), escogiendo palabras clave más específicas, e incluyendo frases. Por ejemplo, en vez de posicionarte para “posicionamiento web”, puedes intentar hacerlo para “qué es el posicionamiento web orgánico”, que es más específico.

Espero que estos consejos te hayan resultado útiles si estás intentando mejorar el SEO de tu página web o blog. Hay tácticas que ya no funcionan, pero también hay gente que sigue utilizándolas porque no está al día de los cambios que Google ha producido en su algoritmo. Conviene crear una estrategia que tenga en cuenta esta realidad; Google es cada vez más inteligente, es capaz de entender significados y palabras relacionadas, no sólo términos sueltos.

¿Tienes alguna duda sobre estas técnicas? ¿Estás implementando algunas de ellas todavía y crees que te dan resultados? Paso a debatirlo contigo en los comentarios.

¡No Te lo Pierdas!