.

Hola, amigo:

llegamos al final de estos mensajes para convertirte en el dueño de tu propia vida. Durante las últimas semanas hemos aprendido cómo el deseo, la autosugestión, la imaginación, la planificación, la perseverancia y la gestión correcta del conocimiento nos ayudarán a convertirnos en la persona que siempre hemos deseado ser.

Ahora toca poner las cosas en práctica, si no has empezado todavía, porque es probable que hayas leído antes algún tipo de consejos como estos.

Me niego a pensar que todo lo que hemos tratado durante este tiempo ha sido en vano y quiero comprometerme contigo en lo que pueda para que saques tu vida adelante y puedas hacer realidad tus sueños. Así que te voy a pedir que al final de esta carta me escribas un e-mail, contándome lo que sea, diciéndome qué te ha parecido. Pero antes déjame que te cuente algo de “marinero a marinero”.

El verdadero truco de las cosas se encuentra en cuando aprendemos a hacer frente a nuestro peor enemigo, aquel que nos hace dudar, que nos agarrota y nos impide desarrollarnos. Muy pocas veces se muestra tal como es, pero es “la excusa oculta” que muchas veces hace que dejemos las cosas para otro día.

Querido amigo: estoy hablando de EL MIEDO.

tener miedo

¿Qué es el miedo y por qué puede arruinar tu vida?

El miedo es lo que hace que el jugador de baloncesto pierda en un breve lapso la confianza en sí mismo y falle una canasta desde cerca. Fruto de ese mismo miedo, entra en una espiral que los comentaristas llaman “una mala racha” y se alimenta de sí mismo. Cuanto más falla, menos puntos anota.

Renunciar a enfrentarnos cara a cara con la vida es lo que puede hacernos tirar la toalla y pensar que no valemos para nada.

Todo el mundo tiene algo de miedo. Decíamos al principio que somos humanos. Somos seres vulnerables, mortales. La vida está llena de imprevistos e incertidumbres. Y eso nos provoca miedo e inseguridad, lo que nos hace todavía más temerosos y hace que nuestras acciones sean menos eficaces.

¿Recuerdas la película de “Batman begins”?

Batman aprendió a dominar su propio miedo a los murciélagos, adquiriendo la estética de aquello que más temía y siempre le había dado miedo. Adquirió la estética de un murciélago. Creó así su propio personaje y dejó de ser un joven miedoso y sin confianza para convertirse en alguien que dominaba sus acciones, inspiraba miedo en los demás y tenía muy claro qué es lo que quería. Limpiar Gotham de criminales y corruptos.

Batman no tenía poderes mágicos de ninguna clase. No era un superhéroe al uso. Era un ser humano. Era simplemente un hombre que había aprendido a controlar a su peor enemigo: el miedo.

¿Qué te quiero decir con esto, que tenemos que disfrazarnos de Batman y salir por ahí a arreglar el mundo con nuestra capa negra y nuestro antifaz?

No exactamente.

miedo

“TODO EL MUNDO TIENE ALGO DE MIEDO, PERO NO TODOS TIENEN QUE QUEDARSE CON ÉL”

Es decir, debes dejar de una vez por todas lo que te retiene y pasar a la acción. Crear tu propio personaje. Convertirte en tu propio superhéroe, aunque sepas que eres humano y que la vida real no es como las películas. Ser esa persona que siempre has tenido en la imaginación y con la que siempre has deseado que te recuerden en el futuro.

Ser dueño de un mismo

Hay varias cosas en la vida que tienen un gran valor si queremos ser dueños de nosotros mismos. Si tuviéramos que resumirlo de algún modo, podríamos dejarlo en los siguientes 5 puntos.

Ten claros tus objetivos.

Nadie que no tenga claro lo que quiere hacer en la vida hará nada. La indecisión puedes vencerla utilizando tu mente para pasar a la acción; dominar tus pensamientos y dominar así tus actos, influyendo positivamente en los resultados.

Sé fiel a tu vocación;

hacer aquello a lo que te sientes llamado hacer. Cumplir tu misión en la vida y dejar un legado detrás de ti. No estás haciendo algo para agradar a tus padres, a tus amigos, a tu esposa, a la sociedad en la que vives… estás haciéndolo porque eres tú.

Lleva una vida sostenible:

no se trata de hipotecarse para el resto de tu vida por hacer realidad tus sueños, sino de que tus sueños sean sostenibles en el tiempo para que los puedas disfrutar. Si inicias un negocio, lo más importante es que los ingresos sean más altos que los gastos. Ahí hay un negocio sostenible, aunque trabajes en tu dormitorio. Lo que menos importa es el color de la pared de la oficina, o si está en la calle Tal, o la calle Cual.

No pongas tu destino en manos de los demás:

la persona responsable no se avergüenza de lo que hace, y cuando se equivoca, lo reconoce. En cambio, el irresponsable siempre está esperando algo de los demás y su destino depende de los demás; de que un día aparezca un “buen padrino” y le dé un puesto de trabajo, de que un día se encienda una bombilla y salga un negocio de la nada. No dejes que nadie te haga las cosas que tienes que hacer tú; delega cuando lo necesites, pero no pongas tu destino en las manos de los demás.

Sueña, planifica y actúa.

Si sueñas solo, pero no planificas, serás un soñador que nunca tiene nada en las manos. No podrás triunfar. Si sueñas y planificas, pero no actúas, con el tiempo dejarás de planificar y de soñar. Pero si haces las tres cosas a la vez, verás que eres capaz de utilizar tu “fuerza animal” en tu beneficio.

Gato valiente

La pregunta es ahora, ¿estás dispuesto a dar este paso? ¿has iniciado ya tu carrera hacia el destino de tu vida? Confío en que tomes las mejores decisiones y aprendas algo que a mí un día me dejó de una pieza. La realidad NO ES ESTÁTICA. Es dinámica. Lo que significa que, cuando haces cosas diferentes, empiezan a cambiar cosas.

“Cuando decides enfrentarte a tus miedos, las murallas que creías imposibles de destruir empiezan a derrumbarse.”

¡Tenemos una gran tierra que conquistar, amigo lector!

Nuestra propia vida.

Te deseo mucha suerte en tu camino y que al final puedas conseguir la victoria final.

¡Saludos y libertad!

¡No Te lo Pierdas!