.

Seguro que muchos de vosotros estáis suscritos a alguna newsletter. La de Buen-comienzo.com, por ejemplo, la cual puedes recibir en tu correo si te suscribes a este curso gratuito. Dicho esto, la newsletter o boletín electrónico es uno de los elementos fundamentales en toda estrategia de marketing de un negocio en Internet. Muchos de los negocios que funcionan en el entorno online consiguen nuevos clientes gracias a estos dos motivos: 1) aportan valor y 2) Tienen una newsletter.

newsletter-boletin informativo

En este artículo te voy a enseñar muy fácilmente todo lo que tienes saber sobre las newsletter y cómo puedes realizar una paso a paso. Descubrirás que muy pronto puedes empezar a comunicarte con tus lectores a través de este medio, aportando valor y asentando tu autoridad en el mercado en el que te mueves, si lo haces bien.

1. Qué es una newsletter

Una newsletter es un boletín electrónico donde el usuario se suscribe voluntariamente, dejando su nombre y su e-mail. Es un servicio de suscripción, habitualmente gratuito, donde el lector que deja su correo recibe contenidos de valor y notificaciones de novedades relacionadas con tu página web: nuevos productos, nuevos artículos, algún curso por correspondencia, etc.

2. ¿Por qué es bueno tener una newsletter?

La experiencia me ha enseñado que cuando ofreces la posibilidad de suscribirse por correo a tus lectores, aumentan las visitas de tu web y aumentan las ventas. Piénsalo. Cuando una persona llega a tu página web por primera vez, puede que lea un artículo y se vaya a otra parte. O puede que lea un artículo, le guste y le dé a like en Facebook, pero ya nunca vuelva a aparecer.

Si consigues que te sigan en las redes sociales, está bien. Como seguramente publicas los últimos artículos de tu blog en Facebook y Twitter, cuando salgan, alguno seguramente acabará llegando a sus ojos. Sin embargo, a veces alguien le da a like en tu página de Facebook y no ve cuándo salen tus artículos. Por ejemplo, porque no estás conectado a esa hora. Lo mismo se puede decir de Twitter, que va a toda velocidad.

Bien, aunque las redes sociales son importantísimas para viralizar los contenidos, la newsletter tiene un punto añadido. La recibe el lector en su correo electrónico, con lo que hay más probabilidades de que la abra o la lea, independientemente de la hora a la que se conecte. De esa forma, consigues fidelizar individualmente a los lectores y tener una fuente de visitas hacia tu blog.

3. ¿Qué debe contener una newsletter? 

Hay boletines electrónicos de muchas clases, pero casi siempre lo que suelen ofrecer las empresas son avisos de nuevos productos. Esto no siempre es recomendable, porque al final el lector puede acabar cansándose si ve que sólo le quieres vender. La newsletter debe ser un producto para aportar valor al lector, llamar su atención, darle un contenido exclusivo que no encontrará en ningún otro lugar.

¿Qué tipo de contenidos podría incluir mi newsletter? Por ejemplo:

  • Un curso gratuito en 15 lecciones. Por ejemplo, enseñas a utilizar un determinado programa. O le muestras a los suscriptores cómo pueden crear un blog en 10 e-mails. De esta manera, logras tres cosas: 1) fidelización, 2) Aportar valor y 3) Afianzar tu autoridad en la materia.
  • Actualizaciones del blog. En lugar de ofrecer un contenido exclusivo para suscriptores, como un curso, también puedes hacer que se les envíen los últimos artículos del blog. De esta manera, cada vez que publiques algo, tus suscriptores se enterarán y entrarán por el enlace a tu blog. No todos, pero si el título atrae, un gran porcentaje.
  • Píldoras formativas. Puede que no quieras ofrecer tu newsletter sólo como un curso limitado en el tiempo, ni tampoco solamente dar las actualizaciones del blog. Quieres crear un contenido formativo que dure todo el año y no se acabe. Pueden ser e-mails breves donde des un contenido formativo, un enlace de un artículo que te ha gustado, el último vídeo que has hecho en Youtube, etc.

4. ¿Cada cuánto tiempo hay que enviarla?

En esto hay muchas opiniones. Si decides que solamente vas a ofrecer las actualizaciones del blog, evidentemente será cada vez que publiques. Si publicas todos los días, todos los días. Si tres veces a la semana, pues tres veces. Eso sería automático. En cambio, si decides ofrecer otro tipo de contenidos, lo mejor es distribuirlas en el tiempo para que los suscriptores no lo tomen como spam.

Lo más recomendable suele estar en los 2-3 e-mails a la semana, y a diferentes horas. De esa forma consigues que no se olviden de ti, pero también que no te tomen como un pesado.

5. Quiero tener una, ¿cómo hago la newsletter?

 El método más recomendable para hacerlo es a través del programa Mailchimp. La versión gratuita te permite tener hasta 2000 suscriptores y es muy sencillo de utilizar. Puedes enviar hasta 12.000 correos al mes, pero no te recomiendo enviar tantos… También podrás crear un formulario para poner en tu web y conseguir engrosar tu lista de suscriptores.

En su versión de pago, Mailchimp también te deja ver la tasa de apertura de los e-mails para ver qué estás haciendo mal y qué se puede corregir; te muestra cuántos mensajes van a la carpeta spam, si están haciendo click en los links de los mensajes o si han compartido el e-mail en las redes sociales.

Podrás programar previamente los contenidos que se van a enviar y marcar las horas a las que quieres que se envíe. También puedes automatizar el envío de las actualizaciones del blog a quienes se suscriban.

También puedes activar los “autoresponders”, que son mensajes de respuesta automática. De esa forma, cuando alguien se suscribe por primera vez, le podría llegar un mensaje de bienvenida para que el suscriptor vea que estás ahí detrás, más tarde algún contenido de valor, luego algún tipo de producto con descuento…

6. ¿Puedo vender desde mi newsletter? 

También puedes utilizar el newsletter para promocionar productos con descuento, pero con moderación. Si el suscritor ve que sólo usas el boletín para venderle cosas, acabará cansándose y cancelando la suscripción.

Lo que mejores resultados suele dar para las ventas de productos de afiliados es ofrecer los productos integrados dentro de algún contenido de alto valor. Por ejemplo, un curso de hacer páginas web en el que uno de los pasos es darse de alta en un hosting, con el que tú cobras una comisión.

De esta forma, tú mismo te convencerás de los beneficios que tiene tanto para ti como para tus lectores disponer de tu propia lista de suscriptores y poder mantener un contacto semana tras semana con los lectores de tu blog. ¿Estás suscrito a alguna newsletter? ¿Has implementado ya Mailchimp en tu blog? Cuéntame tu experiencia en los comentarios.

¡No Te lo Pierdas!